domingo, 22 de enero de 2017

Un fin de semana en Dublin con amigos



Hola!

Hacía mucho que no subía un post de viajes pero me quedaba pendiente este de Dublín y no quería dejarlo pasar.

Hace unos meses estuve con Carlos y mis amigos pasando un fin de semana en Dublín, así que os voy a contar todo lo que hicimos.


Vuelos: en nuestro caso volamos desde Glasgow al aeropuerto de Dublín, en el último vuelo del viernes por la noche, y una de nuestras amigas voló desde Alicante también a la misma hora.

Transporte: salvo los taxis para ir y volver al aeropuerto el resto lo hicimos todo caminando, es una ciudad pequeña y alojándote cerca del centro no necesitas ningún transporte.

Alojamiento: Dublín es una ciudad muy cara, desde hostels a hoteles, o apartamentos todo es carísimo relación calidad-precio, especialmente en fin de semana y más si te alojas en una zona céntrica. Nosotros nos quedamos en un apartamento a través de Airbnb, cerca de la Christ Church Cathedral y Dublinia. El apartamento estaba bien para 4 o 5 personas, pero para 6 no demasiado a parte que el dueño nos puso muchas pegas con las horas de llegada así que no os lo recomiendo, pero si la zona. Tenéis cafeterías y supermercados cerca y andando al centro son 15 minutos más o menos. El precio fue de 600€ las 2 noches (100€ / persona).

Entradas: lo único que visitamos fue el Trinity College para ver el Libro de Kells, ´The Book of Kells´ y podéis sacarlas perfectamente allí el día que estéis, hay bastante cola para entrar aunque suele ir rápido. Si solo quereis ver el Trinity por fuera no es necesario sacar entrada y no os recomiendo coger la visita guiada, porque solo te hacen la visita guiada por fuera y no por dentro y a mí me resultó aburrida. La entrada nos costó 11€/ persona, y creo que sin la visita guiada eran 9€ o 10€, y tienen descuentos para estudiantes.

Restaurantes:

Fuimos improvisando sobre la marcha, pero el imprescindible fue la Hamburguesería Bunchen (hay dos una al lado de Temple Bar y otra un pelín más alejada en Wexford Street), nosotros fuimos a la segunda que está un poco menos concurrida, y os viene genial para ver después el parque Stephen´s Green y las calles con las famosas puertas de colores de Dublín.

Pubs & discotecas:

Si hay algo famoso en Dublín son los pubs y su ambiente nocturno.
Imprescindible visitar el Temple Bar, sin duda icono de la ciudad. El ambiente es genial, hay música en directo, distintos espacios con distinto ambiente, una terraza, y siempre está llenísimo pero no podéis iros de Dublin sin tomar algo ahí. Lo pasamos súper bien.

Dicey´s Garden: es una discoteca en toda regla (desde que vivo en Glasgow echaba de menos un sitio así!), tiene unas 5 salas o zonas, con diferentes barras y ambientes, además tienen una terraza-discoteca inmensa al aire libre con estufas (estábamos en noviembre y hacia buenísimo) donde además tienen un corner de comida y mesas. Nos encantó este sitio.

Día 1: Viaje- Salir por la noche

Como volamos en el último avión del viernes llegamos a Dublín a las 12 de la noche, así que cuando llegamos al apartamento dejamos las maletas y nos fuimos a tomar unas pintas por la zona de Temple Bar.

Día 2: Visita por la ciudad- y fiesta nocturna

Salimos sobre las 11 de la mañana, desayunamos de camino y empezamos el día de turismo.
Lo primero que hicimos fue ir a ver la Catedral de San Patricio, St Patrick´s Cathedral. 







Después fuimos a dar una vuelta por la zona donde está Dublinia y Christ Church Cathedral.
 


Siguiente parada fue Dublín Castle y Dublín Garden:



Luego estuvimos dando un paseo y callejeando por el centro de Dublín, pasando por la famosa estatua de Molly Mallone.
 

Después de una mañana de paseo por Dublín nos fuimos a comer a Bunsen y como estaba bastante lleno esperamos en un pub tomando unas pintas.


Por la tarde nos fuimos a dar un paseo al parque St Stephen´s Green y mientras aprovechamos para hacernos fotos con las puertas de colores de Dublín, sin duda un icono de la ciudad y alguna que otra puerta curiosa como esta llena de cartas.

 


Y terminamos el paseo en el parque Merrison Square Park donde pudimos ver la estatua de Oscar Wilde.



Y ya el resto de la tarde noche fue de pubs incluido Temple Bar y la discoteca Diceys Garden.

 


Día 3: Visita por la ciudad y regreso a Glasgow

El domingo cuando nos levantamos aprovechamos para visitar el Trinity College, además nos hizo un día muy soleado.

Entramos a ver el ´Book of Kells’, sin duda muy recomendable si vais a Dublín y donde pudimos visitar también la biblioteca del Trinity, sin duda espectacular.


Después de comer algo rápido y para aprovechar antes de que se fuera la luz y de ponernos rumbo al aeropuerto por la tarde, dimos una vuelta por el rio Liffey y sus famosos puentes como el Ha´penny Bridge que se llama así por su forma y por que esa era la cuantía a pagar por cruzarlo hace 100 años.




Y este es el resumen de nuestro fin de semana en Dublin!

Por muchos más viajes juntos amigos!!

1 comentario :

Muchas gracias por tu comentario
Thank you so much for your comment

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...